Mostrando resultados del 1 al 4 de 4

Tema: ¿qué es la gloria de Dios?

  1. #1

    ¿qué es la gloria de Dios?

    me gustaría saber que es la gloria de Dios, de ser posible me gustaría una respuesta solo con las escrituras

  2. #2
    Miembro Activo Avatar de wally_ste85
    Fecha de Ingreso
    March-2007
    Ubicación
    Argentina
    Mensajes
    30

    La gloria de Dios

    Querido hermano: La suya es una pregunta un poco amplia, pero interesante. Haré lo posible por responderla.
    En primer lugar, definamos la palabra Gloria, tal como se la utiliza en la Biblia: En hebreo kabod y en griego doxa (de donde proviene el término doxología). Ambos se utilizan en las escrituras relacionados con 2 conceptos principales:
    1. "Honor", "alabanza", "estima" y aquellas cualidades distintivas que conllevan honor o admiración.
    2. "brillo", "brillantez" que emanan de o rodean a algún ser u objeto radiante, o "esplendor", "resplandor".
    Ambas palabras (kabod ydoxa) se utilizan en la Biblia mayormente con el primer significado. Veamos un ejemplo, de los muchos que hay:
    <B>
    Genesis 45:13</B> "Haréis, pues, saber a mi padre toda mi gloria (kabod) en Egipto, y todo lo que habéis visto; y daos prisa, y traed a mi padre acá."
    En esta ocasión se refiera a la gloria de José en Egipto, la que había obtenido como gobernador de dicha nación.

    Podríamos decir que al decir "la gloria de Dios" o "la gloria de Jehová" se refiere a lo mismo, pero aplicado a Dios.
    Veamos algunos casos:
    Éxodo 16:6-10 "6 Entonces dijeron Moisés y Aarón a todos los hijos de Israel: En la tarde sabréis que Jehová os ha sacado de la tierra de Egipto,

    7 y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros?
    8 Dijo también Moisés: Jehová os dará en la tarde carne para comer, y en la mañana pan hasta saciaros; porque Jehová ha oído vuestras murmuraciones con que habéis murmurado contra él; porque nosotros, ¿qué somos? Vuestras murmuraciones no son contra nosotros, sino contra Jehová.
    9 Y dijo Moisés a Aarón: Di a toda la congregación de los hijos de Israel: Acercaos a la presencia de Jehová, porque él ha oído vuestras murmuraciones. 10 Y hablando Aarón a toda la congregación de los hijos de Israel, miraron hacia el desierto, y he aquí la gloria de Jehová apareció en la nube."
    Veamos: En el primer caso (v. 7) no se aplica a la manifestación divina del v. 10, sino a la milagrosa lluvia de maná por la mañana. Pero en ambos casos son sucesos en los que se evidencian claramente el gran poder y la gloria de Dios.
    Dos ejemplos más:
    Éxodo 24:16-17 "16 Y la gloria de Jehová reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube.
    17 Y la apariencia de la gloria de Jehová era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel."
    Creo que se explica a sí mismo.
    Sin embargo, el estudio de otros textos bíblicos nos lleva a otra conclusión interesante. El texto que deberíamos poner en la mira es Éxodo 33 y 34, en los cuales Moisés le hace un pedido muy especial a Dios, y él se lo concede. Veamos algunos versículos:
    <B>
    Éxodo 33:18-23 "</B>18 Él [Moisés] entonces dijo: Te ruego que me muestres tu gloria. 19 Y [Dios] le respondió: Yo haré pasar todo mi bien delante de tu rostro, y proclamaré el nombre de Jehová delante de ti; y tendré misericordia del que tendré misericordia, y seré clemente para con el que seré clemente. 20 Dijo más: No podrás ver mi rostro; porque no me verá hombre, y vivirá. 21 Y dijo aún Jehová: He aquí un lugar junto a mí, y tú estarás sobre la peña; 22 y cuando pase mi gloria, yo te pondré en una hendidura de la peña, y te cubriré con mi mano hasta que haya pasado. 23 Después apartaré mi mano, y verás mis espaldas; mas no se verá mi rostro."
    Interesante. Moisés le pide a Dios que quiere ver su gloria. Y Dios le responde diciendo que le mostrará "todo mi bien... y proclamaré el nombre de Jehová".
    Mi bien (en Hebreo: tov): literalmente "mi hermosura" o "mi excelencia". La versión de los setenta traduce como "mi gloria".
    Sigamos viendo lo que dice el texto para descubrir en realidad, a qué se refiere con "todo mi bien... y proclamaré el nombre de Jehová":
    "Exodo 34:5-7 5 Y Jehová descendió en la nube, y estuvo allí con él, proclamando el nombre de Jehová. 6 Y pasando Jehová por delante de él, proclamó: ¡Jehová! ¡Jehová! fuerte, misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; 7 que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado, y que de ningún modo tendrá por inocente al malvado; que visita la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos, hasta la tercera y cuarta generación."
    He aquí la gloria, el nombre de Jehová, que no es otra cosa que EL CARÁCTER de Dios. Su infinita "misericordia" (que en realidad significa amor en el original), su justicia perfecta, todo lo que encierra su carácter.
    Tal como lo afirmaba Elena de White:
    "orad con Moisés: "Ruégote que me muestres tu gloria." ¿Qué es esta gloria? -El carácter de Dios. Así lo proclamó el Señor a Moisés." Obreros Evangélicos 431.
    Espero que esta breve exposición haya sido clara, y que de algún modo responda a su interrogante. Que Dios lo bendiga ricamente,
    Walter

  3. #3
    Miembro Activo Avatar de wally_ste85
    Fecha de Ingreso
    March-2007
    Ubicación
    Argentina
    Mensajes
    30

    Más material sobre el tema

    Le copio a continuación, si le sirve, lo que menciona el Comentario Bíblico Adventista, tomo 1 pág. 686, 687 al respecto:
    6.
    Y pasando Jehová.
    Como había sido prometido en el cap. 33: 22, 23. El nombre del Señor representa su carácter, que según esta descripción, consta de tres cualidades fundamentales: misericordia, justicia y verdad. El primer lugar se le asigna a la misericordia puesto que la relación de Dios con nosotros se basa en ella (1 Juan 4: 7-12). Tenía especial importancia en esta ocasión cuando se había perdido el favor divino, y a no ser por su misericordia, ese favor no hubiera sido extendido de nuevo al pueblo. Hay seis diferentes formas en las cuales el Señor manifiesta su amor hacia su pueblo. Es "misericordioso y piadoso; tardo para la ira, y grande en misericordia y verdad; que guarda misericordia a millares, que perdona la iniquidad, la rebelión y el pecado". Sería difícil imaginar una declaración más completa de su estima y amor por los pecadores. Cuando el Señor se le reveló a Moisés en la zarza ardiente, declaró ser el "Yo soy", o sea "El que existe por sí mismo", lo que hace resaltar la gran diferencia existente entre él y todos los otros dioses.
    En ese momento, en vista del pesar y de la humillación de Israel (Exo. 33: 4-6), hacia falta algo más para impartirles esperanza y seguridad. Por sí misma la ley no podía ser "misericordioso y piadosa". Sólo podía recalcar la rectitud, Se necesitaba una revelación suplementaria del bondadoso carácter de Dios. En la revelación que Moisés recibió del carácter de Dios, el Sinaí proclama no solamente la ley divina, sino también la gracia divina. Este hecho demuestra que no tiene fundamento la idea popular de que el Sinaí representa solamente la justicia y no la misericordia. La excelsa proclamación de la gracia, hecha en el Sinaí, de ninguna manera anulaba la ley ni desbarataba la justicia divina; más bien aclaraba la relación existente entre la gracia y la ley. En una crisis posterior, Moisés le recordó a Dios el equilibrio entre la justicia y la misericordia que había proclamado en esta ocasión (Núm. 14: 11-19).
    Este mismo carácter inmutable de Dios es el que da hoy al pobre pecador desvalido la esperanza 687 de la vida eterna (Sal. 103: 8-14; 145: 8; Jer. 29: 11; 31: 3). En vista de que no se puede tener confianza en una persona que no sea verídica, Dios es totalmente digno de recibir nuestra confianza puesto que es "grande" en "verdad". La verdad está en la base misma del carácter moral; es lo opuesto de la hipocresía (Sal. 108: 4; 117: 2; Juan 14: 6; Sant. 3: 14).
    7.
    De ningún modo tendrá por inocente al malvado.
    Dios es misericordioso para con los pecadores que se arrepienten, pero no puede debilitar su gobierno si no mantiene en alto su rectitud y justicia (Sal. 85: 10; 89: 14). La justicia de Dios es parte tan esencial de su naturaleza como su misericordia; sin ella Dios no podría ser Dios. La justicia es -como se ha demostrado- una consecuencia necesaria del verdadero amor divino, porque "un Dios todo misericordia es un Dios injusto". Sin justicia no podría haber misericordia. Aunque leemos en la Biblia que Dios se deleita en la misericordia (Miq. 7: 18), nunca leemos en las Escrituras que se deleite en hacer caer sus castigos sobre los hombres. Por el contrario, se dice que sus castigos le son "extraña obra" (Isa. 28: 21). Su amorosa bondad es abundante (Isa. 55: 7; Rom. 5: 20). Es la misericordia de Dios la que mitiga sus castigos y lo hace "longánime" (Lam. 3: 22; Rom. 2: 4).
    En este pasaje queda claro que el amor divino determina la actitud de Dios hacia sus hijos por el mayor espacio que aquí se le concede en la descripción de su carácter y por el hecho de que los atributos de la misericordia preceden a los de la justicia. No es sólo Dios amante; "Dios es amor" (1 Juan 4: 16). El atributo del amor es parte real de su naturaleza esencial; sin el amor, no sería "Dios". Cuando el Señor debe castigarnos por causa de nuestros pecados, lo hace con amor, para nuestro propio bien, y no con ira. Como el cirujano, Dios podrá usar el bisturí de la tristeza para lograr la curación del alma enferma o herida por el pecado (Heb. 12: 5-11; Apoc. 3: 19).

  4. #4
    Hola Walter
    Solo me resta decirte que cada vez que alguien se expresa con humildad pero con poder como tu lo haces, entiendo más lo que pasaba con los discípulos que iban camino a Emaus y cómo después de la desaparición del Señor de delante ellos dijeron ¿No ardía nuestros corazón cuando nos hablaba, ese es el sabor que deja la verdad, el mismo que queda cuando leo tu explicación

    Dios te bendiga.

    Yo solo añadiría con toda humildad que la Gloria de Dios se manifestó a Moisés en dos formas:
    La Primera su bien o su bondad en fin, su amor eterno
    La segunda es la que en particular me conmueve y es: sus espaldas ¿porqué sus espaldas son su gloria?
    Respuesta:
    “He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados.” Isaías 38:17
    La gloria del amor se manifiesta al extremo cuándo el Señor es el único ser del universo que decidió hacerse humano como nosotros para llevar en sus espaldas la carga de nuestros pecados. Creo que este es el centro el mensaje a Moisés a quien por cierto prometió hacer una cosa muy grande en los versículos finales del mismo capítulo y uno se pregunta ¿habrá algo más grande que lo que hasta ese momento Dios había hecho con Moisés? Si ya lo había hecho todo y las escrituras no registran otro suceso de gran magnitud, la respuesta la vemos en la transfiguración moisés aparecio con Jesús, fue Moisés el primer resucitado, ¿podría haber hecho ]Dios con Moisés algo mas grande que eso?
    ......Que cosas no?

    Dios te bendiga Walter

    A propósito pídele ayuda al altísimo para que nos ilumine a todos y podamos descubrir por fin qué es pecado, más allá de los conceptos huecos que se repiten como cosas de loros.

    Amilcar

Bookmarks

Normas de Publicación

  • Usted no puede abrir nuevos temas
  • Usted no puede escribir respuestas
  • Usted no puede enviar archivos
  • Usted no puede editar sus mensajes
  •  
  • BB code is habilitado
  • Las caritas están habilitado
  • Código [IMG] está habilitado
  • [VIDEO] code is habilitado
  • Código HTML está deshabilitado