Mostrando resultados del 1 al 2 de 2

Tema: El cristiano victorioso

  1. #1
    Miembro Miembro Avatar de Blanquita
    Fecha de Ingreso
    July-2007
    Ubicación
    En un pais cuyo nombre me da esperanza
    Mensajes
    409

    Cool El cristiano victorioso

    EL CRISTIANO VICTORIOSO



    “Que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo” (1º corintios 15:57)



    “Porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Esta es la victoria que vence al mundo: Nuestra fe “


    (1º Juan 5:4)



    Durante las décadas de 1940 y 1950 se propagó una terrible y mortal enfermedad que atemorizó a los padres en el mundo entero. Recibió el nombre de poliomielitis. Aunque no respetaba raza o rango, se ensañaba especialmente con los niños. Dejaba a sus víctimas incapacitadas o paralizadas.
    Hasta que llegó el doctor Jonás Edgard Salk. Era un especialista en microbiología. Por eso, cuando la polio se convirtió en epidemia , concibió la idea de encontrar algo que curaba la enfermedad. En 1953 presentó su famosa vacuna al mundo. Como resultado de su aplicación, en la actualidad esa terrible enfermedad ha quedado relegada al pasado lejano.
    El doctor Salk no se preocupó de patentar su vacuna: en cambio distribuyó la fórmula gratuita para que todo el mundo se beneficiara con su descubrimiento.
    Cuando leemos esta historia se me viene a la mente el pasaje bíblico que dice:

    “VENGAN A LAS AGUAS TODOS LOS QUE TENGAN SED “
    ¡VENGAN A COMPRAR Y A COMER LOS QUE NO TENGAN DINERO!
    Vengan, compren vino y leche sin pago alguno.
    (Isaías 55:1)
    Y me dijo: ¡Ya todo está hecho . Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin. El que tenga sed le daré a beber gratuitamente de la fuente del agua de la vida”
    Apocalipsis 21: 6

    Cuando Jesús crucificado exclamó: “consumado es”, la vacuna que erradicó el pecado y sus consecuencias se puso al alcance de todo aquel que en él cree y desee beneficiarse con ella.

    Porque tanto amó Dios al mundo, que dio a su hijo unigénito, para que todo el que cree en él , no se pierda, sino que tenga vida eterna(Juan 3:16)
    Cuando el doctor Jonás Salk desarrolló la vacuna contra la poliomielitis, ésta enfermedad quedó derrotada. Pero para impedir que la polio regrese, es absolutamente necesario que todos los niños del mundo sean vacunados. Sin embargo , algunos países dejaron de vacunar a sus menores y como resultado la enfermedad nuevamente hace estragos entre ellos. De igual modo , Jesús ha puesto el don de la salvación al alcance del mundo entero, sin dinero y sin precio, es decir, sin pago alguno. Pero para beneficiarnos con eficacia de éste don, es indispensable que lo recibamos en nuestra vida, para quedar vacunados contra el pecado.
    Jesús ganó la victoria por nosotros el día cuando murió. Sin embargo su sacrificio no nos beneficia si no lo aceptamos ni lo aplicamos a nuestra vida.
    Un hombre vivía solo en su casa.
    Durante una inundación, las aguas rodearon la vivienda y continuaron subiendo. El hombre supuso que el agua no entraría, de modo que no se preocupó de buscar un lugar seguro. Pero el agua continuó subiendo y llegó el momento cuando no había manera de escapar. Decidió subir al techo, como último recurso. Puesto que era una persona religiosa y la inundación no cedía, comenzó a rogar a Dios que lo salvara.
    Poco después llegaron dos personas en un bote. Le dijeron: - entre en el bote y lo llevaremos a un lugar seguro.
    - No me iré con ustedes – fue la respuesta, - Dios me salvará.
    - Las aguas siguieron subiendo y el hombre atrapado continuaba orando.
    Cuando el agua alcanzó el lugar donde el hombre estaba en el techo, llegó el helicóptero. Bajaron una canasta de rescate para subirlo. El hombre hizo señas para que se fueran, y les grito:
    -¡No se preocupen por mí, porque Dios me salvará!

    Las aguas continuaron subiendo, arrastraron al hombre y el porfiado individuo murió ahogado.
    Dios envió un bote y un helicóptero para que salvaran al que pedía ayuda; pero él mismo debía hacer su parte: Tenía que subir al medio de rescate. Sucede lo mismo en nuestra vida; Dios proveyó todo lo necesario para salvarnos, pero nosotros tenemos que subir al bote.
    La vida del cristiano victorioso es la experiencia de todos los que aceptan a Jesús como su salvador. Una salvación que nos llevará al cielo algún día, pero sin proporcionar una victoria constante sobre el orgullo, el egoísmo y el resentimiento y sobre la concupiscencia y la falta de autocontrol en la vida actual, de ningún modo sería salvación.
    La enfermedad del pecado, lo mismo que la poliomielitis, está estropeando las vidas de muchas gentes, e incluso a aquellos que se consideran cristianos. Aunque la enfermedad del pecado es incurable, cuando aceptamos a Jesús en nuestras vidas, de un modo milagroso y sorprendente, comenzamos a sentir que somos más que vencedores. Que bellas promesas hay para nosotros en Romanos 8: 1-4
    Por lo tanto, ya no hay ninguna condenación para los que están unidos con Cristo Jesús, pues por medio de él la ley del Espíritu de vida me ha liberado de la ley del pecado y la muerte.
    En efecto , la ley no pudo liberarme porque la naturaleza pecaminosa anuló su poder; por eso Dios envió a su propio hijo en condición semejante a nuestra condición de pecadores, para que se ofreciera en sacrificio por el pecado. Así, condenó Dios al pecado en la naturaleza humana, a fin de que las justas demandas de la ley se cumplieran en nosotros, que no vivamos según la naturaleza pecaminosa sino según el Espíritu.


    Oración: Padre celestial, mediante esta oración expreso mi deseo de acercarme más a ti con la ayuda del Espíritu Santo. Me has invitado a crecer en la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor Jesucristo. Reconozco que en estos postreros días de la historia del mundo, el diablo como león rugiente anda en busca de víctimas a quienes devorar. Tu prometiste nunca abandonarme ni olvidarme y que no debo temer ser vencidos por el mal. Oro para que obres en mi vida como nunca antes y me concedas la victoria necesaria para continuar creciendo en la gracia, en cuyo nombre oramos amen . Amen
    Y habiendo amado a los suyos los amó hasta el fin.
    No perdamos de vista la esperanza bienaventurada que es lo que nos hace ser Cristianos victoriosos

  2. #2
    Miembro Miembro
    Fecha de Ingreso
    August-2006
    Ubicación
    arabia,pereira,colombia
    Mensajes
    370
    Gracias por el aporte.

Bookmarks

Normas de Publicación

  • Usted no puede abrir nuevos temas
  • Usted no puede escribir respuestas
  • Usted no puede enviar archivos
  • Usted no puede editar sus mensajes
  •  
  • BB code is habilitado
  • Las caritas están habilitado
  • Código [IMG] está habilitado
  • [VIDEO] code is habilitado
  • Código HTML está deshabilitado